El sector energético proyecta una inversión pública que asciende a Bs 5.085 millones en 2024

UCOM MHE 23-04-2024.- La inversión pública en el sector energético durante la gestión 2024 alcanzará los Bs 5.085 millones, según afirmó el ministro de Hidrocarburos y Energías, Franklin Molina, durante la Rendición de Cuentas Inicial 2024, en la que expuso los objetivos de la política energética para la presente gestión.

Este anuncio no solo revela un compromiso sólido con el fortalecimiento de la infraestructura energética del país, sino que también marca una dirección clara en la política energética para el período en curso, manifestó la autoridad al destacar los esfuerzos del Gobierno nacional en el desarrollo del sector.

En su informe, Molina destacó la inversión de YPFB, que alcanza a Bs 1.926,48 millones; la Entidad Ejecutora de Conversión a Gas Natural Vehicular (EEC-GNV) con Bs 221,79 millones, la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE) suma Bs 1.698,57 millones y Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB) Bs 345,86 millones.

Adicionalmente, la Empresa Boliviana de Industrialización de Hidrocarburos (EBIH) proyecta invertir 1,61 millones, la Agencia Boliviana de Energía Nuclear (ABEN) Bs 806,22 millones y el Programa de Electrificación Rural administrado por el Viceministerio de Electricidad y Energías Renovables Bs 84,72 millones.

La autoridad explicó que los montos asignados reflejan la importancia que el Gobierno otorga a la estrategia en la optimización de recursos y la búsqueda de fuentes de energía más limpias y eficientes. Este monto de inversión pública no solo tiene el potencial de impulsar el crecimiento económico, sino que también puede contribuir a la reducción de la dependencia energética del país y a la mitigación de los impactos ambientales.

Las inversiones planificadas abarcan diversos aspectos del sector energético, desde la exploración y producción de hidrocarburos hasta la promoción de energías renovables y la mejora de la infraestructura de distribución y transmisión. También considera la ejecución de proyectos industriales y la continuidad de las actividades en el sector de nuclear.

Este enfoque integral busca no solo asegurar el suministro energético del país, sino también promover la diversificación de la matriz energética y la incorporación de tecnologías más limpias y sostenibles.