Los decretos que promueven los biocombustibles apuntan a desarrollar el potencial productivo del país

UCOM MHE 15-04-2024.- Los biocombustibles tienen un potencial enorme para impulsar el desarrollo productivo del país. Los decretos 5135 y 5142, que autorizan la incorporación de aditivos de origen vegetal como el biodiésel y el etanol, y a incentivar el uso de vehículos con tecnología flex fuel, tienen ese propósito.

La iniciativa de promover los biocombustibles tiene un efecto en el sector agrícola. Por ejemplo, al utilizar el sorgo para extraer alcohol, no solo se obtiene el alcohol para posteriormente mezclarlo con combustible fósil, sino que todo lo que queda también sirve como alimento balanceado para animales como pollos, cerdos y ganado, lo que cierra un ciclo productivo importante.

Además, el impulso de esta industria generará mayores inversiones en el sector productivo, lo que a su vez significa más desarrollo y oportunidades de empleo en áreas rurales agrícolas. La instalación de nuevas plantas, tanto públicas como privadas, para la producción de biocombustibles también contribuirá a este crecimiento.

En términos medioambientales, la adopción de biocombustibles reduce las emisiones de gases de efecto invernadero, lo que es positivo para el medio ambiente y contribuye a combatir el cambio climático.

El uso de biotecnología para aumentar la productividad en este sector es un paso adelante importante, y el hecho de que los ingenios estén explorando la producción de etanol a partir de otros cultivos, como el sorgo, muestra un compromiso con la diversificación y la innovación.

Además, estos esfuerzos forman parte de una agenda más amplia que busca reactivar la economía del país, aprovechando el potencial de los biocombustibles para impulsar el crecimiento sostenible y crear empleo en sectores clave como la agricultura.