Bolivia asegura suministro de combustibles mediante un robusto sistema de ductos

UCOM MHE 02-02-2024.- El Gobierno garantiza el suministro de combustibles líquidos (diésel y gasolina), mediante un robusto sistema de ductos. Aunque una buena parte de la importación y distribución de gasolina y diésel se realiza mediante cisternas, YPFB dispone de 8.645 km de ductos, de los cuales 4.717 transportan derivados de petróleo a través de siete departamentos.

La extensa red de transporte de hidrocarburos, compuesta por tres sistemas de ductos, desempeña un papel crucial en la seguridad energética al garantizar el abastecimiento en diversas regiones. Este método de suministro de hidrocarburos, que incluye gas, petróleo, gasolina y diésel, se complementa con el abastecimiento a través de cisternas. Sin embargo, actualmente enfrenta desafíos debido a bloqueos de carreteras injustificados.

YPFB Transporte S.A., subsidiaria de la estatal petrolera, administra una red de ductos que se extiende por 8.645 km, atravesando 97 municipios y 1.300 comunidades en siete departamentos del país.

De esos, 3.584 km corresponden a gasoductos, encargados del transporte de gas natural a gran escala y alta presión. Estos no solo abastecen el mercado nacional con las redes de gas domiciliario, sino que también desempeñan un papel esencial en el proceso de industrialización y contribuyen a las exportaciones.

Además, 3.011 km son oleoductos utilizados para el transporte a larga distancia de petróleo y sus derivados, mientras que 1.706 km se destinan a poliductos, sistemas de tuberías empleados para transportar diversos hidrocarburos líquidos refinados de petróleo.

La combinación de oleoductos y poliductos totaliza 4.717 km de tuberías, facilitando el transporte de petróleo, sus derivados, diésel y gasolina una vez refinados y mezclados. En Bolivia, el combustible se obtiene mediante una combinación de aditivos, que incluyen gasolina o diésel fósil importado, una base producida localmente y etanol.

En este contexto complejo, la red de ductos juega un papel vital al asegurar la seguridad energética, ya que a lo largo de miles de kilómetros se transportan tanto los combustibles importados como la producción base de refinerías y plantas de almacenaje.

Facebook
WhatsApp
Twitter
IMPRIMIR